Kommentar19. April 2020

Coronavirus e infancia

En las próximas semanas voy a ir escribiendo artículos sobre la influencia de COVID-19 en los niños. No sólo sobre cómo afecta específicamente a los niños en términos médicos, sino también cómo podemos hablar con ellos, cómo podemos apoyarlos en este maratón a través de la crisis, y lo que toda esta ofensiva de precauciones significa para ellos.

Hoy quiero empezar por el lado médico, y para así poder calmar algún que otro miedo.
Porque hay suficientes motivos y razones para ello. Desde el punto de vista médico, COVID-19 es amable con los niños. Esto ya era evidente en uno de los primeros estudios sobre COVID-19 en China. Los investigadores resumieron el curso de 72.000 casos de COVID-19 en una región determinada. Sólo el 2 por ciento de los pacientes eran niños o adolescentes.

Y las investigaciones actuales siguen apoyando esta realidad: Entre los casos de COVID-19 en EEUU, actualmente sólo hay un 1,7% de niños y adolescentes menores de 18 años (un grupo que constituye el 22% de la población).

¿Significa esto que los niños tienen menos probabilidades de infectarse? Esta cuestión aún no se ha aclarado completamente, ya que no existen estudios transversales fiables sobre el tema. Sin embargo, hay muchos indicios de que los niños se infectan de la misma manera que los adultos, pero muy a menudo pasan la enfermedad sin síntomas o sólo con síntomas leves.

Sin embargo, los niños no sólo son menos propensos a contraer COVID-19, sino que si se enferman, también tienen menos probabilidades que los adultos de sufrir la enfermedad en su versión grave. Necesitan ir al hospital con menos frecuencia, y todavía menos frecuentemente necesitan cuidados intensivos.

Mortalidad extremadamente baja

¿Y la mortalidad? Es prácticamente cero. Incluso en el norte de Italia, donde hasta el 10% de los pacientes de COVID-19 murieron en muchos lugares, la tasa de mortalidad de niños, adolescentes y adultos jóvenes (menores de 30 años) fue cero. No es de extrañar que cuando en algún lugar del mundo un niño o adolescente muere por COVID-19 se produzca un verdadero escándalo (la prensa informa sobre ello tan ampliamente que muchos padres creen que su hijo está también en peligro). Pero la realidad es: es un hecho extremadamente raro que un niño muera por COVID-19. Mucho menos común que los accidentes de ahogamiento, la muerte súbita de niños y tal vez incluso los rayos.

Y MUCHO menos común que la muerte por la gripe que sufrimos las familias cada año: Mientras que en los EEUU cerca de 180 niños han muerto por la gripe esta temporada, 2 o 3 niños han muerto por COVID-19 hasta ahora3.

¿Por qué los niños están relativamente protegidos?

Por qué los niños se enfrentan tan bien a esta enfermedad es un tema de controversia entre los expertos. Por un lado, las enfermedades concomitantes graves son menos comunes en los niños. Sin embargo, también es posible que los niños sean menos propensos a tener en las vías respiratorias profundas los receptores que son necesarios para que el virus entre en la célula. Según una teoría, la vacunación contra el sarampión también podría proporcionar a los niños una protección inespecífica —se podría suponer al menos un efecto similar para el anterior virus corona del SARS (es decir, para el SARS-CoV-1, el patógeno del SARS que apareció por primera vez en 2002). Sin embargo, quizás el sistema inmunológico del niño es menos propenso a la reacción exagerada que se observa a menudo en los procesos severos de COVID-19. La mayoría de los investigadores creen ahora que el sistema inmunológico también reacciona con cursos leves o incluso asintomáticos en los niños (y también aumenta la protección contra infecciones posteriores), aunque todavía no se sabe si esto es aplicable a todos los niños.

¿Cómo es la enfermedad en los niños?

Cuando los niños y los adolescentes se enferman, tienen aproximadamente los mismos síntomas que los adultos, pero a menudo en un grado más leve. Poco más de la mitad de los niños tienen fiebre o tos (generalmente seca, pero no siempre). La falta de aliento, los dolores en las extremidades y los dolores de cabeza son menos comunes que en los adultos, pero se producen. Una cuarta parte de los niños se queja de dolor de garganta, a veces vómitos o diarrea (aunque pronto aparecen otros signos de enfermedad como la tos). El goteo nasal es raro (alrededor del 7%).

Los cursos más severos, cuando ocurren, recuerdan a la gripe. Incluso los médicos experimentados tienen dificultades para distinguir las dos enfermedades sin una detección de patógenos.

Los niños de todas las edades pueden contraer COVID-19, siendo más frecuente en la edad temprana de la escuela primaria. Algunos estudios sugieren que los bebés pueden desarrollar síntomas más fuertes. Sin embargo, esto aún no es seguro. Sin embargo, la enfermedad grave también es rara en los bebés.

Mientras que en los adultos los hombres se ven afectados con el doble de frecuencia por los cursos severos (y el triple por los cursos fatales) que las mujeres, esta diferencia es más sutil en la infancia y la niñez: el 56% de los niños con cursos más severos son varones.

¿Pueden los niños infectar a otras personas?

Debido a que los niños se enferman tan raramente, inicialmente se pensó que simplemente podrían ser menos propensos a infectarse (ver arriba). Esto aún no ha sido refutado, pero la mayoría de los investigadores asumen que los niños pueden ser infectados de la misma manera, aunque simplemente se enferman del virus con menos frecuencia que los adultos. Esta es la razón por la que los niños juegan un papel importante en la cadena de transmisión. Los niños infectados no detectados pueden propagar el virus durante mucho tiempo mientras siguen con su vida diaria normal, visitando a sus abuelos o a su tío enfermo en el hospital.

¿Se habrá infectado mi hijo?

Esta pregunta es aún más difícil de responder para los niños que para los adultos, porque especialmente los niños pequeños y los niños de preescolar suelen pasar infecciones con mucha frecuencia. Y muchas de estas infecciones infantiles normales coinciden con el COVID-19 en sus síntomas, por lo que puede esperar que su hijo también se enferme igualmente de ellas en los próximos meses, incluso aunque la entrada en la estación cálida y el cierre de los centros educativos nos proporcionen un poco de paz en ese aspecto. Por lo tanto, no es raro que su hijo pueda sufrir de diarrea, resfriados, tos, sarpullidos, como cada temporada.

Y cuando eso ocurra, en estas circunstancia lo primero que se le ocurrirá es que sufre COVID-19, incluso aunque solo tenga un sarpullido. Y esto le asustará, claro. ¡¿Será una señal nunca descrita, pero aún más grave, de la enfermedad COVID-19!?

La preocupación es comprensible. Pero si valora esto con sensatez verá que es mucho más probable que sea una enfermedad común, de las de siempre.

¿Debo llevarle al pediatra?

Esto debería decidirlo como lo hubiera hecho antes de la ola de COVID 19 (la guía para padres „Gesundheit für Kinder“ da los consejos apropiados para cada enfermedad y síntoma).

Su hijo sólo necesitará una prueba diagnóstica más para determinar el patógeno en los siguientes casos (a partir del 14.4.2020 —los criterios pueden cambiar en cualquier momento):

  • si el pediatra o la autoridad sanitaria lo aconseja.
  •  Si su hijo tiene síntomas que encajan en el patrón COVID-19 y ha tenido contacto con un paciente positivo de SARS-CoV-2 (ya sea adulto o niño).

Pero una vez más: el típico cuadro de COVID-19 es incluso menos significativo en los niños que en los adultos, por lo que es discutible qué síntomas justifican exactamente una „sospecha inicial“ de COVID-19. La mayoría de los pediatras sólo evalúan la fiebre, la fatiga y la tos seca. Si un niño sólo tiene un resfriado, dolor de garganta o diarrea, la mayoría de los pediatras desaconsejan una prueba y recomiendan una observación más profunda. El tratamiento es independiente de la causa, de todos modos. Si después de síntomas de resfriado aparece una tos productiva (es decir, viscosa), esto es típico de un catarro normal y no es en sí mismo un motivo para hacer la prueba. Sin embargo, si hay fiebre, cansancio, falta de aliento o un empeoramiento del estado general, la prueba de SARS-CoV-2 puede ser útil.

¿Es mi hijo un „niño de riesgo“?

En los adultos se habla mucho de que el curso de COVID-19 puede ser más severo en personas con ciertas condiciones preexistentes. Esto también se aplica a los niños, pero antes de asustarse tenga en cuenta esta información básica. En los adultos corren riesgo las personas con un sistema inmunológico debilitado y las que tienen enfermedades que debilitan gravemente el cuerpo. Estas son las que lo debilitan tanto que no puede soportar la carga adicional de luchar contra el virus. Por ejemplo, porque los pulmones ya funcionaban mal. O porque el corazón ya estaba bombeando mal. O porque los vasos sanguíneos ya estaban obstruidos y son incapaces de soportar el estrés adicional.

Esto también se aplica a los niños. En relación con los cursos más severos, corren riesgo:

  • Los niños con una inmunodeficiencia, ya sea congénita o adquirida a través de una enfermedad como la leucemia, o causada por el tratamiento con ciertos medicamentos.
  • Las enfermedades preexistentes que alteran las funciones vitales del cuerpo también plantean un riesgo de un curso de la enfermedad más grave en los niños. Por ejemplo, defectos cardíacos graves o enfermedades graves de los pulmones, como la fibrosis quística o ciertas formas de neumonía crónica, todas ellas enfermedades muy raras en los niños.

¿Y qué hay del asma o la bronquitis crónica u obstructiva?

Ahora seguramente se preguntará si los bronquios débiles, el asma, la bronquitis obstructiva, el pseudocroup o las enfermedades alérgicas de las vías respiratorias no se encuentran también entre las enfermedades que hacen de su hijo un „niño de riesgo“ (seguramente pensará en algunas enfermedades más que pudieron haber sido diagnosticadas en algún momento, como un soplo cardíaco o hasta convulsiones febriles).

La respuesta es claramente NO. Porque todas estas enfermedades no afectan a la capacidad defensiva del sistema inmunológico contra las infecciones. Incluso los niños con alergias tienen una defensa contra patógenos normal (incluso si su sistema inmunológico reacciona de forma exagerada en otro lugar).

Ahora objetará que su hijo una vez ya tuvo casi una neumonía, por ejemplo, debido a una bronquitis obstructiva o a su asma. O incluso una vez tuvo que ir al hospital por una neumonía y necesitó oxígeno. Y en efecto: Es posible que la bronquitis o el asma recurrentes de su hijo también puedan verse agravados por este virus, solo en el caso de que su hijo no sea uno de los más del 90% de los niños que pasan por este virus sin sufrir ningún síntoma. Pero lo mismo puede esperar cuando cualquier otro virus infecte a su hijo. Y lo previsible es que el niño sea tratado de la misma forma que lo haría en cualquier otro caso, por ejemplo, con aerosoles broncodilatadores o preparados de cortisona. Pero esto no significa que su hijo comience inmediatamente un curso grave de la enfermedad de COVID-19 o que sufra un daño a largo plazo a causa de COVID-19. Porque los niños con bronquios susceptibles suelen tener pulmones normales (los médicos distinguen claramente entre los bronquios que conducen el aire y el tejido pulmonar que „procesa“ el aire). Por supuesto, no es imposible que los niños con bronquios particularmente susceptibles necesiten más apoyo si también están afectados por un curso particularmente grave de COVID-19, pero lo mismo se aplica a la gripe.

Si ahora quiere esconderse en casa con su hijo porque tiene asma, tendría que hacerlo todos los inviernos cuando la gripe se mueva por el país.

Por eso no veo ninguna razón para no admitir a los niños en la guardería o en la escuela por su bronquitis obstructiva o su asma. Después de todo lo que sabemos sobre el curso de esta epidemia, si considerara necesario aislarlo por COVID-19 podría tener que ponerlo bajo una campana de cristal durante años.

Por lo tanto, lo mejor que puede hacer con respecto a su miedo es lo siguiente: Asegurarse (con su pediatra) de que el asma está bien tratada.

En cuanto a los niños que están realmente inmunodeprimidos, o los niños con una enfermedad pulmonar crónica (por ejemplo, enfermedad pulmonar intersticial, mucoviscidosis, hipertensión pulmonar), una enfermedad cardíaca u otras dolencias graves, lo mejor es hablar con el pediatra sobre las precauciones que debe tomar.

Cortisona, etc., ¿Hace a mi hijo más susceptible?

¿Qué debe hacer si su hijo está tomando un preparado de cortisona por su asma, bronquitis crónica o pseudocroup?
La respuesta es la siguiente: su hijo debe seguir tomando su medicación. Esto también se aplica si toma cortisona en forma de pastillas, jarabe o supositorios. Esto se debe a que el riesgo de suspender la medicación sería mucho mayor que el riesgo teórico de que su hijo lo pase peor frente a COVID-19 a causa de la medicación (en cualquier caso, el sistema inmunológico sólo se ve comprometido si los preparados de cortisona se toman en dosis altas durante varios días seguidos).

Lo mismo se aplica a los aerosoles de cortisona, que se prescriben con bastante frecuencia para los niños. En este caso, se ha expresado la preocupación de que el tratamiento con cortisona de las vías respiratorias pueda facilitar que los virus infecten también las vías respiratorias inferiores, allanando así el camino para una de las posibles complicaciones como la neumonía. Sin embargo, esto aún no ha sido probado. Y su hijo también podrá sobrellevar mejor una infección causada por el SARS-CoV-2 si sus bronquios no reaccionan de forma exagerada.

Resumamos la primera parte médica

COVID-19 puede ser una enfermedad desagradable por la que deberíamos tener mucho respeto, y su potencial de ser una enfermedad grave para los adultos a partir de la mediana edad no debería ser subestimado, especialmente en el caso de los hombres que han estado previamente enfermos y, por supuesto, especialmente en el caso de los ancianos. Pero el SARS-CoV-2 es amable con los niños, sin ninguna duda.

Y deberíamos confiar en esta realidad para no preocuparnos en exceso, al menos en este frente.
En mis próximos artículos trataré los siguientes temas médicos:

  • ¿Qué hago si mi hijo está infectado con el SARS-CoV-2?
  • ¿Cuándo tengo que ver a un médico?
  • ¿Cómo deberíamos organizar el cuidado y la cuarentena en casa?
  • ¿Qué medidas de higiene debemos seguir en casa?
  • ¿Qué hay de las vacunas?

 


[Esta es una traducción del artículo Corona – und die Kinder (I). Traducido por María Berrozpe Martínez.]

German versionVersión original en alemán

 

 

Noch keine Kommentare

Bitte haben Sie Verständnis dafür, dass bestimmte Kommentare erst manuell freigeschaltet werden müssen (z. B. wenn Sie einen Link teilen).